lunes, 20 de febrero de 2017

LA GUARDIA CIVIL FRANQUISTA


LA AMAPOLA LIBERTARIA




Con el título “Muertos por condecoraciones. La exhumación de una fosa común en Lugo documenta el modo de proceder de la Guardia Civil del franquismo”, el Diario Público denunció el carácter violento y represivo de la Guardia Civil durante la dictadura franquista y la impunidad con la que actuó en la comisión de asesinatos. Si alguien sintiera realmente la necesidad de conocer la verdadera historia de la Guardia Civil, no sería precisamente su página web, vinculada al Ministerio del Interior del Gobierno de España, la que objetivamente pudiera satisfacer sus deseos de información, debido principalmente a la falta de rigurosidad histórica y a la escasez de información –por no decir nula-, que se desprende de la lectura de algunos de sus pasajes en los que la interpretación de la identificación de esta institución armada con la represión de personas y movimientos emancipadores fue realmente un hecho que actualmente, y de forma no oficial, está generalmente más que asumido, salvo para los diseñadores de la página web en cuestión.



 
LA AMAPOLA LIBERTARIA



Cómo la Guardia Civil franquista mataba inocentes para conseguir ascensos

sábado, 18 de febrero de 2017

AL REY FELIPE VI DE ESPAÑA.





  Las personas abajo firmantes, ciudadanas españolas y europeas, nos dirigimos públicamente a Ud. en su doble condición de Jefe de las Fuerzas Armadas españolas y Jefe de Estado del Reino de España, en demanda de un reconocimiento oficial de los siguientes



HECHOS

1.- El 18 de Julio de 1936 una facción de los mandos del Ejército español se alzó en armas contra el Gobierno legítimo y democrático de la República Española. Con su acción golpista dichos mandos traicionaron el juramento de fidelidad prestado por su honor a favor de defender a España y al orden democrático y constitucional que dicha República representaba.
2.- El fracaso parcial de la intentona golpista de Julio de 1936 derivó en el inicio de una cruenta Guerra, con cerca de un millón de víctimas, que se extendería hasta Abril de 1939. Sólo el concurso político, militar y económico de la Alemania nazi y de la Italia fascista permitió que los militares rebeldes se alzaran con la victoria militar en esa última fecha.
3.- En el período comprendido entre Julio del 36 y Abril del 39, los militares rebeldes encabezados por la Junta de Burgos, primero, y por el general Franco, después, aplicaron sistemáticamente una política de terrorismo militar contra la población civil indefensa.
   La Instrucción reservada número 1 dictada por el General Mola, Director del golpe de estado, señalaba en su Base 5ª el inicio de esta política de terror militar:
 “Se tendrá en cuenta que la acción ha de ser extremadamente violenta para reducir lo antes posible al enemigo”.
4.- Testimonio extremo de esta política de terror militar lo encontramos en un número inmenso de hechos tan espantosos como los siguientes:
* El fusilamiento de decenas de miles de personas no combatientes a todo lo largo y ancho de la geografía española. Muchos de ellos aún yacen en las cunetas de caminos y carreteras a la espera de una sepultura digna.
* Las matanzas masivas de población civil indefensa, como la efectuada en Badajoz, suficientemente documentada por la prensa internacional.
* La utilización de la violación masiva de mujeres indefensas como arma terrorista de guerra. Las alocuciones del general Queipo de Llano desde los micrófonos de Radio Sevilla dan testimonio fehaciente de este crimen de guerra.
* Los bombardeos sistemáticos de ciudades como Guernica, Madrid, Barcelona o Almería, con el único objetivo sembrar el terror entre la población civil de las mismas.
* La admisión en territorio español de tropas mercenarias coloniales como La Legión o los Regulares marroquíes.
* La admisión en territorio español de tropas invasoras extranjeras, como la Legión Cóndor enviada por el III Reich alemán ó el Cuerpo de Tropas Voluntarias enviado por la Italia fascista.
* El asesinato selectivo de miembros de la intelectualidad española significada por su carácter de izquierdas. El fusilamiento de Federico García Lorca en Granada, o la muerte de Miguel Hernández sin recibir asistencia médica en la cárcel de Alicante, son dos ejemplos de esta política de exterminio.
5.- Mención muy especial merece uno de los mayores crímenes cometido en la contienda por los militares alzados en armas contra la República. Nos referimos a la Masacre cometida por los militares rebeldes en la Carretera Málaga-Almería durante la primera quincena de Febrero de 1937.
   Como está perfectamente documentado por los historiadores actuales, en enero de 1937 se encontraban refugiadas en Málaga capital unas ochenta mil personas civiles que venían huyendo del avance de las fuerzas militares insurgentes. Estos refugiados procedían tanto de las provincias limítrofes de Sevilla, Cádiz, Córdoba y Granada, como de las zonas ocupadas por los rebeldes en la propia provincia malagueña. Cuando en los primeros días de febrero de ese año se produce la ruptura del frente malagueño y el avance de las fuerzas fascistas sobre la capital, se inicia un éxodo masivo tanto de la población civil de la capital como de los refugiados que en la misma se hallaban.
   A partir del 7 de febrero unos trescientos mil civiles indefensos se desplazan a pie por la Carretera Málaga-Almería. A lo largo de toda una semana esta población civil aterrorizada, sin alimentos, albergue ni atención médica, avanzará penosamente por dicha carretera bajo el bombardeo sistemático de las fuerzas rebeldes y sus aliados alemanes e italianos. Bombardeos y ametrallamientos por parte de la aviación franquista, italiana y alemana. Bombardeos navales a cargo de los cruceros rebeldes Baleares, Canarias y Cervera. Bombardeos terrestres efectuados por la artillería y los carros franquistas e italianos. Todo ello bajo el mando directo del general Queipo de Llano, que ordena esta masacre.
   Según el derecho internacional todos estos actos constituyen crímenes de guerra y lesa humanidad. Crímenes que no prescriben según ese mismo derecho.
6.- A partir de abril de 1939, las militares rebeldes a la República imponen su dictadura en el conjunto del Estado Español y continuarán con el plan establecido en la Base 6ª de la Instrucción reservada número 1 del general Mola:
   “Conquistado el poder, se instaurará una dictadura militar, que tendrá por misión inmediata (…) reforzar convenientemente al Ejército, para consolidar la situación de hecho que pasará a ser de derecho.”
   Este proceso de reforzamiento “de derecho” del papel de las fuerzas armadas de la dictadura concluye con la Ley Orgánica del Estado, de 10 de enero de 1967. En el Artículo 37 de la misma se establece:
   “Las Fuerzas Armadas de la Nación, constituidas por los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire y las Fuerzas del Orden Público, garantizan la unidad e independencia de la Patria, la integridad de sus territorios, la seguridad nacional y la defensa del orden institucional”
8.- La pervivencia y continuidad de la personalidad jurídica de las Fuerzas Armadas españolas, así definidas por la dictadura militar en 1967, ha quedado garantizada hasta el día de la fecha. Gracias al puente jurídico que supuso la Ley Fundamental para la Reforma Política de 1977, las Fuerzas Armadas de la dictadura ven como se mantiene la continuidad de su personalidad jurídica en el Artículo 8 de la actual Constitución española:
   “1. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.”
9.- Se da la circunstancia que la vigente Constitución de 1978 le atribuye a Ud. el mando supremo de esas Fuerzas Armadas, tal  como señala su Artículo 62, Apartado h):
   “Corresponde al Rey:
(…)  h) El mando supremo de las Fuerzas Armadas.”





   En base a todos los hechos hasta aquí expuestos, los abajo firmantes nos dirigimos a Ud. en su doble condición de Jefe supremo de las Fuerzas Armadas españolas y Jefe de Estado del Reino de España para formularle la siguiente:



RECLAMACIÓN

1.- Reconocimiento público por Ud. de los crímenes de guerra y lesa humanidad cometidos por las Fuerzas Armadas bajo su mando en el período de tiempo comprendido entre el 18 de julio de 1936 y el 1 de abril de 1939.
2.- Reconocimiento público por Ud. de los crímenes de guerra y lesa humanidad cometidos por las Fuerzas Armadas bajo su mando en el período de tiempo comprendido entre el 1 de abril de 1939 y el 6 de diciembre de 1978.
3.- Petición pública y oficial de perdón  por dichos crímenes de guerra y lesa humanidad.
4.- Indemnización justa por parte del Reino de España a todas las víctimas de esos crímenes, así como a sus descendientes.



   Andalucía, 80 Aniversario de la Masacre de Carretera Málaga-Almería (1937-2017)
                                   



Exigimos reconocimiento público por los crímenes de guerra y lesa humanidad cometidos por las Fuerzas Armadas
 



ACCESO AL TRABAJO COMPLETO




Editor: Pedro Taracena Gil


viernes, 27 de enero de 2017

AVANZAR HACIA LA REPÚBLICA





Ocho puntos para avanzar hacia la República 
 


I Encuentro Republicano de la Comunidad de Madrid

La vigente Constitución, surgida hace 28 de las componendas políticas de los herederos del franquismo, el capital financiero, las presiones desde EEUU para salir de forma moderada de la dictadura y del sometimiento de las fuerzas políticas parlamentarias de izquierdas que renunciaron a la Ruptura Democrática y dieron paso a la llamada Transición, es un modelo superado por la ciudadanía que reclama mayor participación en la vida política y exige poner fin a un sistema político, corrupto y antidemocrático impuesto por la leyes de la dictadura franquista.

Vamos hacia la proclamación de la III República, laica, democrática, popular, federalista, como algo más que un simple modelo de Estado, una República donde la libertad, igualdad y fraternidad sea el lema que rija nuestra convivencia. Estos principios por si solos, hacen que la República no sea otra forma de Estado más, sino en la quel@s ciudadan@s, seamos quienes elegimos a nuestros representantes político, sin la anacrónica herencia monárquica que contradice los principios de igualdad. La República es un compromiso de respeto de los Derechos Humanos.

Reivindicamos así mismo el fin de la impunidad de los crímenes franquista y la recuperación de la Memoria Histórica, dignidad, verdad, justicia y reparación para l@s represaliados y para las familias de las víctimas.

Tras la subida al poder del rey Felipe VI, el aparto del régimen lleva tiempo hablando de una segunda transición, en la que pretenden hacer unos retoques cosméticos de la actual Constitución, para blindarla aun más para preservar sus privilegios y beneficios.

Los republicanos exigimos que en el Congreso de los Diputados, se inicie un debate sobre la República, acompañado de movilizaciones ciudadanas que nos lleve a un proceso constituyente que abra las puertas a la III República. Queremos desbordar las calles de mareas de dignidad que exijamos el fin de la monarquía, de los recortes y leyes injustas que atentan contra la libertad ciudadana, queremos recuperar todo lo que el pueblo conquistó con su esfuerzo y que está amenazado por un gobierno de corruptos.

La nueva situación internacional que se dibuja después de las elecciones en EEUU, hacen vislumbrar un aumento del populismos más antidemocrático y peligroso para la paz mundial y que entronca con la extrema derecha, la xenofobia, el odio al distinto y amenaza con más penurias a las clases trabajadoras en un incierto futuro.

Desde la Junta Republicana de Madrid, trabajamos por constitución de una plataforma republicana unitaria de la Comunidad de Madrid, con el propósito de luchar por la III República, federal, laica, feminista, participativa, solidaria, donde seamos ciudadanos y no súbditos, en la que las libertades y el desarrollo de los valores y derechos humanos sea una realidad. Una República de todos y para todos. Por estos principios, unidos a los de igualdad, fraternidad y legalidad, trabajemos libremente y demos forma al documento que sirva para alcanzar nuestros anhelos republicanos, donde cabemos todos los grupos republicanos que queremos acabar con la monarquía heredada del franquismo. Terminar con la impunidad de los crímenes cometidos en esa época y que se repara a las víctimas y sus familiares, además de pedir perdón a toda la sociedad española. Por todo ello, os convocamos al Primer Encuentro Republicano de la CAM.

Fue en la Puerta del Sol, donde el 14 de abril de 1931, se abrió un alba de esperanza agostada por los precursores políticos que nos gobernaban y donde la ciudadanía proclamó la II República española, el periodo más largo en la historia de España, de avance democrático, cultural, educativo, social y de valores y derechos humanos. Nosotros expresamos y reafirmamos hoy nuestro compromiso con la lucha, conscientes de que nadie nos va a regalar nada, de que para que nazca algo nuevo es condición indispensable que lo viejo muera.

Conscientes del momento histórico que vivimos, sabiendo que el futuro seguirá siendo de lucha, las organizaciones que suscribimos este manifiesto proponemos este programa que, por encima de las lógicas diferencias que nos puedan separar, es la síntesis de los anhelos comunes. Pedimos a las organizaciones de izquierda que lo asuman y difundan y sea guía de su práctica política, para lograr la unidad de acción:



domingo, 22 de enero de 2017

BIOGRAFÍA DE FRANCO


Francisco Franco Bahamonde



(El Ferrol, 1892 - Madrid, 1975) Militar y dictador español. Tras participar en el fallido golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y liderar la victoria de las fuerzas sublevadas contra la Segunda República en la subsiguiente Guerra Civil (1936-1939), instauró una dictadura con reminiscencias fascistoides que perduró hasta su muerte y que daría nombre a todo un periodo de la historia moderna de España: el franquismo (1939-1975).


 
Francisco Franco

Nacido en una familia de clase media de tradición marinera, Francisco Franco eligió la carrera militar, terminando en 1910 sus estudios en la Academia de Infantería de Toledo. Ascendió rápidamente en el escalafón por méritos de guerra, aprovechando la situación bélica de Marruecos, en donde permaneció destinado entre 1912 y 1926, con breves interrupciones: en 1923 era ya jefe de la Legión, y en 1926 se convirtió en el general más joven de Europa.

La brillante carrera de Francisco Franco continuó bajo distintos regímenes políticos: con la dictadura de Miguel Primo de Rivera (1923-1930) llegó a dirigir la Academia General Militar de Zaragoza (1928); con la Segunda República (1931-1936) participó en la represión de la Revolución de Asturias (1934), fue comandante en jefe del ejército español en Marruecos (1935) y jefe del Estado Mayor Central (1936). El gobierno del Frente Popular lo alejó a la Comandancia de Canarias, puesto que ocupaba al estallar la Guerra Civil española.

De ideas conservadoras, Franco valoraba sobre todo el orden y la autoridad. Desconfiaba del régimen parlamentario, del liberalismo y de la democracia, a los que creía causantes de la «decadencia» de España en el siglo XX; su postura era representativa del grupo de militares «africanistas» que veían en el ejército la quintaesencia del patriotismo y la garantía de la unidad nacional.

Por tales razones Franco se sumó, aunque a última hora, a la conspiración preparada por varios militares para sublevarse contra la República en julio de 1936. El «Alzamiento Nacional» (eufemismo propagandístico con el que los generales insurgentes bautizaron el golpe de Estado) comenzó el día 17 de julio en la península y el 18 de julio en África, donde se hallaba Franco, razón por la que el régimen identificó más tarde esta última fecha como su momento fundacional. 
 
 
 

BIOGRAFÍA DE FRANCISMO FRANCO


martes, 17 de enero de 2017

EL ÁNGEL ROJO



Melchor Rodríguez.



Melchor Rodríguez: El olvidado alcalde de Madrid




(David Ortega)

El 1 de abril conmemoramos el 78º aniversario del final de la Guerra Civil española (1 de abril de 1939). Pero junto a este dato histórico suficientemente conocido, hay otro que curiosamente ha pasado siempre desapercibido…, otra de las muchas injusticias de olvidos de grandes personajes de la vida pública española. Se trata de Melchor Rodríguez García, el último alcalde del Madrid republicano, nunca reconocido como tal. Fue alcalde de Madrid en los últimos días de la Guerra Civil, nombrado por el Coronel Segismundo Casado, hasta que traspasó los poderes al ejército de Franco el 28 de marzo de 1939, día en el que concluyó su breve mandato como Alcalde de la capital de España.

Melchor Rodríguez lamentablemente ha pagado el alto precio de tener principios y valores humanistas en una época enormemente complicada. Estuvo en el bando republicano, pero salvó muchas vidas del bando franquista. Esto le llevó a ser despreciado por unos y por otros.

Sus creencias y principios se basaban en el pensamiento anarquista y sindicalista. Nace en Sevilla en el seno de una familia muy humilde en 1893. En su juventud se dedicó al mundo taurino, llegando a torear incluso en Madrid, pero se retiró en 1920. Ya en Madrid se integra en los movimientos de lucha obrera próximos a las ideas anarquistas, interesándose en especial por los derechos de los reclusos -él mismo ya lo estuvo y quería ayudar a paliar la situación que conoció- independientemente de la ideología que tuvieran, lo que ya le empezó a crear problemas en una España maniquea y demasiado dividida.

En noviembre de 1936, ya iniciada la Guerra Civil, el Gobierno republicano le nombra delegado especial de prisiones de Madrid. Es con esta responsabilidad cuando Melchor muestra toda su grandeza y determinación, salvando la vida de muchos reclusos que, sin su intervención, hubieran sido excarcelados y después fusilados sin ningún juicio.

El caso más conocido y llamativo fue el de Alcalá de Henares, donde evitó que tras un bombardeo fascista, la población alcalaína se tomara la justicia por su mano y asaltara y linchara a los 1.532 presos de su cárcel; hecho que la valiente y decidida oposición de Melchor evitó tras horas de discusión y enfrentamientos. Este fue el sino de un hombre valiente y de principios, para sus enemigos políticos era El Ángel rojo, ya que salvó la vida de muchos de ellos, incluso de futuros hombres claves de la posterior dictadura franquista, para la mayoría de los republicanos un traidor.

En el fondo Melchor Rodríguez fue víctima de la intransigencia y de la sinrazón de las dos Españas, tan llenas de odio y mediocridad, que un hombre de principios, coraje y humanidad, como él, no tenía sitio. Sin duda fue un héroe, que siempre perdió por apostar por su conciencia y coherencia frente a la barbarie de la Guerra y la posterior dictadura. Tras la contienda se le condena a 20 años de cárcel, sólo cumplió cinco.

El régimen franquista le ofreció puestos cómodos, pues había salvado la vida a personas importantes, pero nuevamente fue fiel a sus valores, los rechazó, siguió militando en la CNT y volvió a ser encarcelado en dos ocasiones. Ahora tocaba luchar por los presos políticos republicanos. Muere el 14 de febrero de 1972.

Fue Melchor un hombre bueno, coherente, valiente, que hizo mucho bien por los demás, independientemente de sus ideas y valores. Uno de sus principios básicos era: “se puede morir por las ideas, nunca matar”. Si este principio lo hubieran asumido bien los españoles de la década de los 30, posiblemente la Guerra Civil nunca se hubiese producido. Estamos necesitados de recuperar los principios y valores que una verdadera sociedad democrática precisa: bondad, honradez, coherencia, valor, libertad… Todos ellos encuentran en la persona de Melchor Rodríguez un magnífico representante, ya va siendo hora que tenga su justo y merecido reconocimiento en la ciudad a la que tanto bien hizo.




MELCHOR RODRÍGUEZ





EL ALCALDE  DE MADRID MELCHOR RODRÍGIEZ "EL ÁNGEL ROJO"



Ya tiene una calle en la Capital de España

El pleno aprueba por unanimidad otorgar una calle al efímero alcalde de Madrid que entregó las llaves de la ciudad a Franco
El general Muñoz Grandes le defendió cuando fue condenado a muerte. Se le conmutó por 25 años de cárcel, de los que cumplió cinco
Su entierro, durante el régimen, fue un acto insólito en el que se cantó 'A las barricadas', con la presencia de ex ministros de Franco